NUESTRA HISTORIA

 

 

El  Orfeón  Cántabro  se funda el 1 de marzo de 1963, por iniciativa de componentes  de  la  Agrupación  Lírica  Altamira,  que  deseaban  tener  una actividad  musical  más  amplia y permanente, encabezados por D. José María Jado como Presidente  y  D.  Agustín  Latierro  como  Director.  Se  inscribe  en  el registro  de  Sociedades  con  el  nombre de Sociedad Coral Santa Cecilia Orfeón Cántabro. En 2013 se cumplió nuestro cincuentenario y creemos  que  es  un  buen momento  para  hacer un alto en el camino, y mirar hacia atrás para ver de dónde venimos, cuáles son nuestras raíces, y cuál ha sido su trayectoria en  estos  ya 52 años cumplidos.

 

El   Orfeón   Cántabro   recoge   la  herencia  musical  de  otras agrupaciones Corales que nos precedieron en el tiempo,  como  son  la  Coral  de Santander  (  1923-1958 ), y el Orfeón Cantabria ( 1890-1922 ). Vamos a analizar de  qué  forma  se  produce  este  legado  musical  que,  ha  dado  lugar  a  la interpretación, a nuestro entender errónea, de que el Orfeón Cántabro  se  fundó en 1890:

–  De  la  Coral  de Santander se recibe a través de varios integrantes de la Agrupación Lírica Altamira que habían pertenecido a dicha Coral, y  también  del Coro  masculino  José  María  de  Pereda,  el  cual se formó para un concurso de voces masculinas con componentes de la  Coral  de  Santander,  teniendo  después vida  propia  al  margen  de ésta. Cuando D. Agustín Latierro cesa como director del Orfeón en 1966, se llama para dirigirlo a  al  que  fue  director  del  Coro José  María  de  Pereda,  en  ese momento ya sin actividad, D. Francisco Vázquez Turuseta, y con él se incorporan varios coralistas  que  habían  pertenecido  al José  María  de  Pereda  y  anteriormente  a la Coral de Santander. D. Francisco Vázquez se había formado en la Coral de Santander, donde  fue  jefe  de  cuerda, convirtiéndose  después  en el segundo director del Orfeón Cántabro. Hay pues un nexo de unión, a través de los coralistas, entre  Orfeón  Cántabro  y  Coral  de Santander.

 

–  Del  Orfeón  Cantabria  a  través de la citada Coral de Santander, ya que esta se fundó gracias al esfuerzo  de  un  puñado  de  antiguos  coralistas  del Orfeón  Cantabria,  presididos  por  D.  Alfredo  Wünsch ( hijo del director del Orfeón Cantabria D. Adolfo Wünsch), y dirigidos por  D.  Ramón  Sáez  de  Adana.  Así  pues,  hay  una  cierta continuidad entre el Orfeón Cantabria y la Coral de Santander, como la hay entre la Coral de Santander y  el  Orfeón  Cántabro.  Por tanto,  se  puede considerar que nuestras raíces se remontan a 1890, pero no que el Orfeón Cántabro se fundó en 1890 con el nombre de Orfeón Cantabria,  como  se ha venido afirmando.

 

El  Orfeón  Cántabro inicia su andadura en 1.963, como Entidad propia, no como reorganización de la Coral de Santander. En el homenaje que  se  dio  en 1958  a  D.  Ramón  Saéz de Adana, con motivo de su fallecimiento, se expresó el deseo de volver a reorganizar la Coral, pero lo cierto  es  que  en  1963  dicho deseo  no  había  cuajado, y quienes impulsaron la creación del Orfeón era gente muy joven que tenía en mente crear una  nueva  Entidad,  que,  eso  sí,  vino  a ocupar  el  vacío  que  había  dejado  la  añorada Coral de Santander, de la que recibió  el  buen  hacer  y  la  veteranía  de  los  algunos  de  sus   antiguos integrantes.

El  Orfeón  Cántabro  ha  estado  dirigido sucesivamente por Agustín Latierro, Francisco Vázquez, José María Ibarbia, José Luis  Tavera,  Luz  Pardo, Julio   Jaurena,   Antonio   Noguera,   Mariano  Saturio  y  A.  Luisa  Vázquez. Actualmente, desde 2006, nuestro  director  es  César  Vinagrero  Lastra.

 

Desde  1963  hasta  comienzo  de la década de los 90, la trayectoria del  Orfeón  es  muy  relevante,  siendo  uno  de   los   grupos   corales   más representativo   de   Cantabria.   Participa   en  un  número  impresionante  de conciertos, estrena obras de importantes autores y  obtiene  numerosos  premios, destacando  aquí  solamente  los tres primeros premios obtenidos en el “Certamen de la Canción Marinera”, de San Vicente de la Barquera (1.973, 74 y 78 ).  En  la década  de  1990  el  Orfeón  Cántabro  pasa  por  una  fase  de aletargamiento, iniciando en el año 2.000 un proceso de resurgimiento, bajo la batuta  de  Julio Jaurena.  Tras  su  inesperada  muerte  en  enero  de  2.001, el Orfeón Cántabro continúa  con  dicho  proceso;  participa  en  numerosos  conciertos,  tanto  en Santander  como  en  el  resto  de  la  Región,  así  como  en otras Comunidades Autónomas. Destacar al respecto los Conciertos  participativos  de  los  últimos años,  en  que,  junto  con  otros  Coros se han interpretado obras importantes, como la Novena Sinfonía de Beethoveen ( en 2007, 2008  y  2013  ),  el  “Carmina Burana”  de  Carl  Orff  ( 2009), el Oratorio “El Mesías” de Haendel (2011) y el “Requien” de Mozart ( 2014).

 

En  el  repertorio  del  Orfeón  Cántabro  tienen  cabida  obras  de diversos estilos y épocas: Música Popular y Culta  Cántabra,  Popular  Española, Hispanoamericana,   Habaneras,   Villancicos,   Música   Clásica  de  diferentes períodos: Renacimiento, Clasicismo,  Barroco,  Romanticismo,  música  del  siglo XX, Musicales, Espirituales etc.

 

Por  lo demás, cabe señalar que el Orfeón Cántabro, ha sido, desde su comienzo, cantera de buenas voces y de magníficos solistas  y  colaboradores: Ana  Rodrigo,  Beatriz  Lanza,  Montserrat  Obeso, Marina Pardo, Juan Lomba, son una pequeña muestra de lo expuesto. En este momento tiene una  plantilla  de  52 componentes  y  con  vocación  de seguir creciendo en calidad y cantidad, por lo que invitamos a todos los que  sientan  la  música  y  dispongan  de  tiempo,  a colaborar   con  nosotros,  para  poder  seguir  cantando  por  lo  menos  otros cincuenta años más.